¿Qué es el D.R.C.?

Es un método que trata de corregir las distorsiones introducidas por la sala de escucha y los altavoces, cuyo efecto más notable son las resonancias que se producen en las bajas frecuencias de hasta unos 300 Hz, también llamados “modos” de la sala, valiéndose para ello de  la tecnología digital, ya sea mediante la ejecución de programas informáticos en un PC o mediante un DSP dedicado.

Un DSP (Digital Signal Processor) es un procesador que trabaja con señales digitalizadas, y se diferencia de un procesador de propósito general en que está especializado en este tipo de tarea, que implican un mayor número de operaciones matemáticas que por ejemplo una base de datos o un procesador de textos. Estas señales digitalizadas pueden ser de audio, video, instrumentación médica o de ingeniería, etc. En la actualidad el DSP se utiliza con profusión en las comunicaciones, en la telefonía, en radares, etc.

Básicamente, el sistema DRC se puede implementar siguiendo estos pasos:

  1. Emitir señales de prueba en el equipo y sala a corregir.
  2. Grabar estas señales mediante un micrófono ubicado en el lugar de escucha.
  3. Tratar estas señales con el software apropiado y elaborar un filtro.
  4. Reproducir la música en el equipo mediante el filtro, de forma que las distorsiones producidas por la sala-altavoces se reducen.

Las señales de prueba pueden ser:

  1. Ruido rosa (Pink Noise).
  2. Barrido logarítmico de señal senoidal. (Log Sweep)
  3. Impulso MLS (Maximum Length Sequence).


           El ruido rosa contiene todas las frecuencias del espectro audible, y es el que tradicionalmente se ha venido utilizando para las ecualizaciones de salas, pero se ha mostrado inferior a otros tipos de señales. Se reproduce ruido rosa en el equipo y se mide la respuesta con un micro situado en el punto de escucha. La señal del micro se envía a una tarjeta de sonido y mediante un RTA (Real Time Analyzer) se puede observar en tiempo real un espectrograma.
Mediante un PEQ (Parametric EQualizer) se corrige la respuesta de forma que se obtenga una respuesta plana.

El barrido senoidal logarítmico es el sistema más utilizado últimamente y se ha demostrado que es el mejor sistema de los conocidos, teniendo mayor tolerancia al ruido ambiental y a la distorsión introducida por altavoces y la electrónica del equipo que se está midiendo. Al ser un barrido senoidal se conoce en cada momento la frecuencia del barrido y cualquier otro tipo de onda presente en la grabación se puede considerar como ruido, consiguiéndose una relación Señal / Ruido muy por encima de otros sistemas.

parte 2 >>

 

<< artículos